domingo, 2 de octubre de 2022

¡FELIZ DOMINGO! 27º DEL TIEMPO ORDINARIO

 


SAN LUCAS 17, 5-10.

“En aquel tiempo los Apóstoles dijeron al Señor: Auméntanos la fe.  El Señor contestó: Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería.

Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor, cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: “En seguida, ven y ponte a la mesa?” ¿No le diréis: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras yo bebo; y después comerás y beberás tú?” ¿Tenéis que estar agradecido al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho lo mandado, decid: “Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

 

Un grano de mostaza

 

Aumenta, Jesús, mi fe, hasta que sea pequeña como un grano de mostaza.

No voy a trasplantar moreras, sólo deseo seguirte, y no veo cómo hacerlo sin ese grano de fe.

Siembra en nosotros, Jesús, ese grano de mostaza, que nos permita encontrarte, hablar contigo, escucharte, compartir tu pan, tu vida, reconocerte y correr para decir a los muertos que tú estás vivo, que tú eres vida, que no estamos abandonados en el mundo, que hay esperanza y futuro.

Sólo un grano de mostaza, para que aprendamos a escuchar contigo la palabra del Padre, a decir contigo: “Aquí estoy”, y que, en nuestra vida como en la tuya, se haga siempre su voluntad.

Sólo un grano de mostaza, para que, en tu Iglesia, en cada uno de los bautizados, el ángel de nuestras anunciaciones encuentre siempre un “hágase en mí según tu palabra”.

Danos, Jesús, ese grano de mostaza que nos deje ser de Dios, ciudadanos de su reino, trabajadores de su viña, criados fieles, solícitos, que esperan en vela el regreso del dueño de la casa.

Sólo un grano de mostaza, y no para que traslademos montañas, sino para que alejemos de tu pueblo la desgracia, de tus hijos la opresión, de la vida de tus pobres la violencia.

Sólo un grano de mostaza, para que te abracemos en los emigrantes, te visitemos en los enfermos, en los encarcelados, te acudamos en los abandonados al borde del camino, te amemos en todos los hermanos.

Sólo un grano de mostaza, para que conozcamos el amor que nos salva.

Es bien poco lo que pido, es pequeño como un grano de mostaza: aumenta, Jesús, mi fe.

 

Siempre en el corazón Cristo.

 

+ Fr. Santiago Agrelo

Arzobispo emérito de Tánger

 

miércoles, 28 de septiembre de 2022

NOVENA PEREGRINACIÓN A ASÍS (DÍA 3º)

SAN DAMIÁN AMBIENTACIÓN

En este día visitamos San Damián. Se encuentra muy cerca de Asís, en un hermoso lugar rodeado de cipreses y olivares, donde muere la pendiente del monte Subasio. Pero no imaginemos a San Damián como está ahora, sino como se encontraba en tiempos de San Francisco, pobre, casi derruido, solitario. Veamos al santo encaramado sobre sus paredes, colocando piedra por piedra y profetizando sobre Santa Clara y las Clarisas que un día iban a morar en tan santo lugar. Penetremos en el templo y veamos la débil luz de la lámpara. Contemplemos al mismo Cristo desde el crucifijo bizantino hablando a Francisco. Detengamos la mirada en la ventana donde el santo dejó la bolsa del dinero. Visitemos el coro de Santa Clara, el jardincito, el pequeño claustro, el refectorio donde aún se conserva señalizado el sitio en que se ponía Santa Clara. La cabaña donde San Francisco compuso el Cántico de las criaturas. Meditemos en este lugar, no sólo cargado de historia, sino veámoslo también como memorial en donde Clara consumió su vida por Cristo.
 
 ORACIÓN 
Te adoramos Santísimo Señor Jesucristo, aquí y en todas las iglesias que hay en todo el mundo, y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo. Amén. 
 
 LECTURA (Leyenda Mayor y 1ª Celano) Cómo habló a San Francisco el crucifijo de San Damián 
 
    Salió un día Francisco al campo a meditar, y al pasear junto a la iglesia de San Damián, cuya vetusta fábrica amenazaba ruina, entró en ella -movido por el Espíritu- a hacer oración; y mientras oraba postrado ante la imagen del crucificado, de pronto se sintió inundado de una gran consolación espiritual. Fijó sus ojos arrasados en lágrimas en la cruz del Señor, y he aquí que oyó con sus oidos corporales una voz procedente de la misma cruz que le dijo tres veces: "Francisco vete y repara mi casa, que como ves está a punto de arruinarse toda ella". Quedó estremecido Francisco, pues estaba solo en la iglesia, al percibir voz tan maravillosa y, sintiendo en su corazón el poder de la palabra divina, fue arrebatado en éxtasis. Vuelto en sí, se dispone a obedecer, y concentra todo su esfuerzo en reparar materialmente la iglesia, aunque la voz divina se refería principalmente a la reparación de la Iglesia que Cristo adquirió con su sangre, según el Espíritu Santo se lo dio a entender y el mismo Francisco lo reveló más tarde a sus hermanos. Fue aquí donde Clara, originaria de Asís, como piedra preciosísima y fortísima, se constituyó en fundamento de las restantes piedras superpuestas. Cuando después de iniciada la Orden de los Hermanos, ella, por los consejos del santo se convirtió al Señor. Sobre ella se levantó el noble edificio de preciosísimas perlas, cuya alabanza no viene de los hombres sino de Dios. 
 
PUNTO PARA LA REFLEXIÓN 
 
 - En San Damián, de labios del Crucificado, recibe Francisco el encargo de reparar la Iglesia. ¿Ocupa la Iglesia, después de Cristo, el primer lugar en mi vida?
 
 INVOCACIONES 
 
- ¡Oh Cristo!, te pedimos que a cada uno nos llames por nuestro nombre y nos muestres también a nosotros el camino que hemos de seguir. 
 Señor, escúchanos. 
 
- ¡Oh Cristo!, concédenos como a Clara en San Damián, tener por encima de todo el Espíritu del Señor y su santa operación.  
Señor, escúchanos. 
 
 - ¡Oh Cristo!, infunde en nosotros el don de sabiduría, para que siguiendo tus huellas a ejemplo de Francisco, te seamos fieles toda la vida.  
Señor, escúchanos. 
 
BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO 
 
El Señor os bendiga y os guarde. 
Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor. 
Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz.

martes, 27 de septiembre de 2022

NOVENA-PEREGRINACIÓN A ASÍS (2º DÍA)

LA PORCIÚNCULA AMBIENTACIÓN 

 

Peregrinamos hoy a Santa María de los Ángeles. Ningún otro lugar estuvo tan ligado a San Francisco ni a la primitiva fraternidad como la Porciúncula. Entremos con reverencia, como lo hacía Francisco. Para captar mejor el mensaje espiritual de este día, es indispensable imaginar la capillita en su estado primitivo, sin frescos ni retablos, rodeada de algunas cabañas y escondida detrás del bosque. Cerremos los ojos a la majestuosa basílica actual y a las grandes edificaciones que la rodean. No perdamos de vista que también en este lugar santo se consagró Clara plenamente a Cristo, y que Francisco, entre otros muchos acontecimientos, fue visitado por la Madre del cielo, concediéndole el Papa la indulgencia del perdón, visitemos también la capilla del tránsito, desde donde Francisco voló al cielo.
 
 ORACIÓN 
 
 (Saludo a la Virgen María) "Salve, Señora y Reina, Santa Madre de Dios, María, Virgen convertida en Templo, elegida por el Santísimo Padre del cielo, consagrada por Él con su Santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Paráclito; ¡Salve, Palacio de Dios! ¡Salve, Tabernáculo de Dios! ¡Salve, Casa de Dios! ¡Salve, Vestidura de Dios! ¡Salve, Esclava de Dios! ¡Salve, Madre de Dios!" 
 
 LECTURA (Leyenda Mayor y 1ª de Celano)
 
     De cómo San Francisco llegó a la Porciúncula Pasó Francisco a otro lugar llamado Porciúncula, donde existía una iglesia dedicada a la Bienaventurada Virgen Madre de Dios, construida en tiempos lejanos y ahora abandonada, sin que nadie se cuidara de ella. Al contemplarla el varón de Dios en tal estado, movido a compasión, porque el hervía el corazón en devoción hacia la Madre de toda bondad, decidió quedarse allí mismo. Este es el lugar en que San Francisco -siguiendo la inspiración divina- dio comienzo a la Orden de Hermanos menores y creciendo el número, se alzó, como sobre cimiento estable su noble edificio. Una de las tres iglesias que devotamente restauró. El santo amó singularmente este lugar sobre todos los demás, y mandó que los hermanos tuviesen veneración especial por él, y quiso que se conservase siempre como espejo de la religión en humildad y pobreza altísima, reservando a otros su propiedad, teniendo el santo y los suyos el simple uso. Él había experimentado que el lugar de la iglesia de Santa María de la Porciúncula, estaba henchido de gracia más abundante, y que lo visitaban con frecuencia los espíritus celestiales. Por eso solía decir muchas veces a los hermanos: "Mirad hijos míos, que nunca abandonéis este lugar. Si os expulsan por un lado, volved a entrar por el otro, porque este lugar es verdaderamente santo y morada de Dios. Aquí el que ore con corazón devoto obtendrá lo que pida, y el que lo profane será castigado con rigor. Por tanto, hijos míos, mantened muy digno de todo honor este lugar en que habita Dios y cantad al Señor de todo corazón con voces de júbilo y alabanza." Y sucedió que en la Porciúncula, por divino querer, aquella santa alma desligada de la carne, pasara al reino de los cielos, desde el lugar en que todavía en vida, tuvo el primer conocimiento de las cosas sobrenaturales y le fue infundida la unción de la salvación. 
 
PUNTOS PARA LA REFLEXIÓN 
 
- En la Porciúncula, tras la lectura del Evangelio, Francisco hace su opción definitiva de entregarse totalmente al Señor. 
 
Y yo ¿soy fiel a Jesucristo de forma irrevocable? - 
 
Aquí nacen la 1ª, 2ª y 3ª Orden Franciscana ¿cómo vivo el carisma recibido de San Francisco y de Santa Clara? 
 
INVOCACIONES 
 
Señor, por haber elegido la capilla de Santa María como cimiento de la Orden Franciscana:
 - Te damos gracias, Señor 
 
Por el encuentro de Francisco con Jesucristo a través del Evangelio en este lugar: 
 - Te damos gracias, Señor 
 
Por la noche del domingo de Ramos en que la hermana Clara a los pies de Santa María de los Ángeles se consagró para siempre al Señor: 
 - Te damos gracias, Señor 
 
Por la indulgencia del perdón concedida en este lugar: 
 - Te damos gracias, Señor 
 
 BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO 
 
 El Señor os bendiga y os guarde. 
Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor. 
Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la Paz. 
El Señor os bendiga.

lunes, 26 de septiembre de 2022

NOVENA PEREGRINACIÓN A ASÍS

AMBIENTACIÓN 

 

Comenzamos esta Novena-Peregrinación en la ciudad de Asís. Los pasos de Francisco, su presencia, están demasiado cerca, todo nos habla de él; sus huellas se perciben en cada piedra, en cada lugar, en edificios que fueron admirados por sus ojos. Visitemos el Asís medieval: la catedral de San Rufino con la pila bautismal, donde se bautizó Francisco, el palacio del Obispo, la plaza donde se despojó de sus vestidos, el lugar donde existió la casa paterna de Clara, la plaza de la Comuna, la casa de Bernardo de Quintaval... Dentro de este magníico escenario tuvieron lugar importantes acontecimientos de la vida del Santo. Acerquémonos también al Sacro Convento, al Monasterio de Santa Clara... Que hoy al visitar esta tierra umbra sea un día de acción de gracias al Señor por este hombre maravilloso, Francisco, que ha dado nombre y vida, no sólo a la Orden Franciscana sino también a su ciudad. 
 
ORACION Tú eres santo, Señor, Dios único, que haces maravillas. Tú eres fuerte, Tú eres grande. Tú eres omnipotente, Tú eres Padre santo, Rey de cielos y tierra... Tú eres caridad y amor, sabiduría, humildad, paciencia, seguridad, quietud. Tú eres gozo y alegría, justicia y templanza. Tú eres hermosura y mansedumbre. Tú eres fortaleza, refrigerio y esperanza nuestra. Tú eres nuestra fe y gran dulzura Tú eres la vida eterna, grande y admirable Señor, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. (Alabanzas al Dios Altísimo de San Francisco) 
 
 LECTURA (1ª Celano 7. 13)  
    Del hallazgo de una esposa y de cómo Francisco se despojó de sus vestidos ante el Obispo de Asís. El varón de Dios aseguraba que no quería marchar a la Pulla y prometia llevar a cabo nobles y grandes gestas en su propia patria. Quienes le oían hablar así pensaban que trataba de tomar esposa y por eso le preguntaban: "¿Pretendes casarte, Francisco?" A lo que él respondía: "Me desposaré con una mujer, la más noble y bella que jamás hayáis visto, y que superará a todas pues se excede en gentileza y sabiduría a todas las conocidas". En efecto la esposa inmaculada del Señor es la religión verdadera que él abrazó, el tesoro escondido, el Evangelio que vivió en la fe y en la verdad... Así, convencido su padre de que no podía persuadir al hijo del camino comenzado, pone toda su alma en arrancarle el dinero. El varón de Dios deseaba emplearlo todo en ayuda de los pobres y en restaurar la capilla pero, como no amaba el dinero no sufrió daño alguno bajo apariencia de bien, y quien no se sentía atado por él, no se turbó lo más mínimo al perderlo. Por eso, habiéndose ya encontrado el dinero que el gran despreciador de las cosas terrenas y ávido buscador de las riquezas celestiales, había arrojado entre el polvo de la ventana, se apaciguó un tanto el furor del padre y se mitigó algo de la sed de su avaricia con el vaho del hallazgo. Después de todo esto, el padre lo emplazó a comparecer ante el Obispo de la ciudad, para que renunciando en sus manos a todos los bienes, le entregara cuanto poseía. A nada de esto se opuso, al contrario, gozoso en extremo se dio prisa con tada su alma para hacer cuanto se le reclamaba. Una vez en la presencia del Obispo, no sufre demora ni vacila por nada; mas bien sin esperar palabra ni decirla inmediatamente, quitándose y tirando todos sus vestidos, se los restituye al padre quedando ante todos del todo desnudo. Percatándose el Obispo y admirado de su fervor y constancia, se levantó al momento y acogiéndolo entre sus brazos, lo cubrió con su propio manto. Comprendió claramente que se trataba de un designio divino y que los hechos del varón de Dios, que habian presenciado sus ojos, encerraban un misterio. Y animándolo y confortándolo lo abrazó con entrañas de caridad. 
 
PUNTOS PARA LA REFLEXIÓN 
 
- Francisco por las calles de Asís, varias veces fue escarnecido, tratado de loco y aún rechazado por su familia, sólo por seguir a Jesucristo. 
¿Y yo, me dejo llevar del respeto humano, del qué dirán, de mi amor propio? 
- Por las calles de Asís canta a su dama pobreza, pide piedras para construir San Damián, se hace pregonero del gran Rey, predica con una soga al cuello. 
Tendríamos que preguntarnos: ¿me avergüenzo yo de proclamar ante todos que soy un seguidor de Jesucristo? 
 
 BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO 
 
El Señor os bendiga y os guarde. 
Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor. 
Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz. 
El Señor os bendiga. 
 
(Tomado de la Novena hecha por Sor Clara N.)

domingo, 25 de septiembre de 2022

¡FELIZ DOMINGO! 26º DEL TIEMPO ORDINARIO

 


SAN LUCAS 16, 19-31.

“En aquel tiempo dijo Jesús a los fariseos: Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico, pero nadie se lo daba. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas.

Sucedió que se murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico y lo enterraron. Y estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno y gritó: Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas.

Pero Abrahán le contestó: Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida y Lázaro a su vez males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros.

El rico insistió: Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento.

Abrahán le dice: Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen.

El rico contestó: No, padre Abrahán. Pero, si un muerto va a verlos, se arrepentirán.

Abrahán le dijo: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto.”

 

Sacramentos de la compasión de Dios

“¡Ay de aquellos que se sienten seguros en Sión!”: ¡Ay de los que se fían de los bienes que creen poseer! ¡Ay de los que confían en lo que han acumulado! ¡Ay de los que a sí mismos se extravían imitando una dicha que jamás poseerán!

Ese “¡ay!” es presagio de desdicha, anuncia días funestos, y resuena preñado de amarguras para quienes ignoran la soledad de los excluidos, para quienes cierran los ojos ante el sufrimiento de los pobres, no se afligen por la suerte de los que yacen enfermos y heridos a la puerta de sus casas, pasan de largo ante los abandonados medio muertos al borde del camino.

El profeta denunciaba así al que atrae sobre sí mismo la desdicha presagiada en aquel ¡ay!: “Os acostáis en lecho de marfil, tumbados sobre las camas, coméis los carneros del rebaño y las terneras del establo”. Por su parte, el evangelio lo presenta como “un hombre rico, que vestía de púrpura y lino, y banqueteaba espléndidamente cada día”.

En la intimidad del corazón, todos ellos han hecho suyo el pensamiento de aquel otro rico: “Tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea”…

Para todos es la amonestación del Señor: Imaginabas haber atesorado para ti, y no sabes para quién será lo que considerabas tuyo: ¡sólo has sido un necio! Peor aún: con lo que habrías podido labrar tu dicha, has labrado tu desdicha, y has hecho de ti un “sediento sin remedio”, un atormentado sin remedio, un necio sin remedio.

Pero tú, Iglesia cuerpo de Cristo que, despierta y sobrecogida, has escuchado la enseñanza y aceptado la amonestación profética, no olvidas tampoco lo que eres, no olvidas el misterio de tu comunión con aquel hombre pobre llamado Lázaro, no olvidas tu comunión con emigrantes y refugiados, no olvidas tu comunión con Cristo cubierto de llagas y echado junto a tu portal, no olvidas que el Espíritu del Señor te ha transformado en Cristo Jesús, y, como Cristo Jesús, esperas y confías y te abandonas al amor del Padre.

La fe te ha permitido ver a tu Señor en los que tienen hambre, en los que tienen sed, en el emigrante, en el refugiado, en el que no tiene con qué cubrirse, en el enfermo, en el encarcelado; la fe te ha permitido reconocerlo, escucharlo, recibirlo, curarlo, sentarlo a tu mesa, amarlo. La fe ha hecho de ti un sacramento de la compasión de Dios con los que sufren.

Ahora escucha el mandato: “Practica la justicia, la religión, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza”… “Guarda el mandamiento sin mancha ni reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

Pero no te limites a escuchar: practica lo que has escuchado, y serás entre los pobres presencia real de tu Padre del cielo, pues en ti, como en Cristo Jesús, él estará haciendo justicia a los oprimidos, él con tus manos dará pan a los hambrientos, con tu corazón amará a los justos, en tu compasión guardará a los peregrinos. Tú serás la despensa de tu Dios para sustentar al huérfano y a la viuda.

Tú, como Jesús, serás pan de Dios para que los pobres vivan.

Feliz domingo.

 

Siempre en el corazón Cristo.

 

+ Fr. Santiago Agrelo

Arzobispo emérito de Tánger

domingo, 18 de septiembre de 2022

¡FELIZ DOMINGO! 25º DEL TIEMPO ORDINARIO


 

SAN LUCAS 16, 1-13.

“En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la noticia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: ‘¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido´. El administrador se puso a echar sus cálculos: ‘¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya se lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa´. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: ‘¿Cuánto debes a mi amo?´. Éste respondió: ‘Cien barriles de aceite´. Él le dijo: ‘Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta´. Luego dijo a otro: ‘Y tú, ¿cuánto debes?´. Él contestó: ‘Cien fanegas de trigo´. Le dijo: ‘Aquí está tu recibo, escribe ochenta´. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido.

Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los  hijos de la luz. Y yo os digo: Ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el injusto dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quien os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos; porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero”.

 

Aunque digas “Dios”, entiende “pobres”.

 

Me pregunto en qué se sustenta la confesión del salmista, cuando de su Dios, después de decir que “se eleva sobre todos los pueblos”, y que “su gloria se eleva sobre los cielos”, añade: “Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre”. Y he de pensar que esa palabra se pronuncia desde la memoria de la Pascua, memoria de una liberación y una alianza, memoria de un Dios que ve la aflicción de su pueblo y baja a liberarlo.

La de hoy es palabra que, proclamada en la serenidad de nuestras asambleas litúrgicas, ha de ser escuchada como si resonara en espacios de opresión, en tierra de hambrunas, en desiertos donde agonizan y son abandonados innumerables clandestinos, en aguas de frontera donde se ahogan innumerables esperanzas.

“Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre”: En nuestras asambleas la palabra suena normal. En los espacios sagrados de los pobres, esa misma palabra escandaliza, sacude, alarma, hiere.

El Dios del salmista se había manifestado como Dios de oprimidos, Dios de esclavos que él había liberado, Dios de exprimidos a los que él había llevado a una tierra de libertad. El salmista era testigo de ello, pues él, con todo el pueblo de Dios, gozaba de libertad y abundancia en la tierra que Dios les había dado.

Pero en esa misma tierra, entre los liberados por Dios, continuaba el escándalo de los que eran excluidos de abundancia y libertad. Así lo denuncia el profeta: “Compráis por dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias”.

En Cristo Jesús, Dios se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.

En Cristo Jesús, Iglesia de pobres que han sido enaltecidos, comunidad de esclavos que han sido redimidos, tu Dios se te ha manifestado como Dios de pequeños, de últimos, Dios de crucificados, Dios de abandonados al borde de los caminos.

Pero también en esta tierra a la que el amor de Dios nos ha llevado, también en ella persiste el escándalo de los que son condenados a muerte por nuestra codicia, por nuestro culto al dinero y nuestro menosprecio de Dios.

Jesús lo dijo así: “No podéis servir a Dios y al dinero”. Pero nuestra religiosidad, por extraño que pueda parecer, nos ha permitido conjugar sin escándalo dinero y Dios, culto al dinero y culto a Dios. Hemos llegado incluso a ver en la riqueza una evidencia del favor divino.

Habrá que recordar que allí donde Jesús dijo: “no podéis servir a Dios y al dinero”, los equívocos desaparecerán si entendemos que no se puede servir a los pobres y al dinero. Si amas el dinero, aborrecerás al pobre. Si sirves al dinero, no harás caso de los pobres. Si tu dios es el dinero, en su altar sacrificarás a los pobres.

Así que, cuando leas, aunque siempre digas: “Dios”, entiende siempre: “pobres”.

Y, si entre pobres y dinero, escoges servir a los pobres, descubrirás –en el día de la justicia se te manifestará- que en los pobres a quienes has amado, has estado sirviendo a tu Dios y Señor, a Cristo Jesús.

Feliz domingo.

 

Siempre en el corazón Cristo.

 

+ Fr. Santiago Agrelo

Arzobispo emérito de Tánger