lunes, 27 de septiembre de 2010

NOVENA-PEREGRINACIÓN A ASÍS (2º DÍA)



LA PORCIÚNCULA

AMBIENTACIÓN

Peregrinamos hoy a Santa María de los Ángeles. Ningún otro lugar estuvo tan ligado a San Francisco ni a la primitiva fraternidad como la Porciúncula. Entremos con reverencia, como lo hacía Francisco. Para captar mejor el mensaje espiritual de este día, es indispensable imaginar la capillita en su estado primitivo, sin frescos ni retablos, rodeada de algunas cabañas y escondida detrás del bosque. Cerremos los ojos a la majestuosa basílica actual y a las grandes edificaciones que la rodean. No perdamos de vista que también en este lugar santo se consagró Clara plenamente a Cristo, y que Francisco, entre otros muchos acontecimientos, fue visitado por la Madre del cielo, concediéndole el Papa la indulgencia del perdón, visitemos también la capilla del tránsito, desde donde Francisco voló al cielo.

ORACIÓN (Saludo a la Virgen María)

"Salve, Señora y Reina, Santa Madre de Dios,
María, Virgen convertida en Templo,
elegida por el Santísimo Padre del cielo,
consagrada por Él con su Santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Paráclito;
¡Salve, Palacio de Dios!
¡Salve, Tabernáculo de Dios!
¡Salve, Casa de Dios!
¡Salve, Vestidura de Dios!
¡Salve, Esclava de Dios!
¡Salve, Madre de Dios!"

LECTURA (Leyenda Mayor y 1ª de Celano)
De cómo San Francisco llegó a la Porciúncula

Pasó Francisco a otro lugar llamado Porciúncula, donde existía una iglesia dedicada a la Bienaventurada Virgen Madre de Dios, construida en tiempos lejanos y ahora abandonada, sin que nadie se cuidara de ella. Al contemplarla el varón de Dios en tal estado, movido a compasión, porque el hervía el corazón en devoción hacia la Madre de toda bondad, decidió quedarse allí mismo.
Este es el lugar en que San Francisco -siguiendo la inspiración divina- dio comienzo a la Orden de Hermanos menores y creciendo el número, se alzó, como sobre cimiento estable su noble edificio. Una de las tres iglesias que devotamente restauró. El santo amó singularmente este lugar sobre todos los demás, y mandó que los hermanos tuviesen veneración especial por él, y quiso que se conservase siempre como espejo de la religión en humildad y pobreza altísima, reservando a otros su propiedad, teniendo el santo y los suyos el simple uso. Él había experimentado que el lugar de la iglesia de Santa María de la Porciúncula, estaba henchido de gracia más abundante, y que lo visitaban con frecuencia los espíritus celestiales. Por eso solía decir muchas veces a los hermanos: "Mirad hijos míos, que nunca abandonéis este lugar. Si os expulsan por un lado, volved a entrar por el otro, porque este lugar es verdaderamente santo y morada de Dios. Aquí el que ore con corazón devoto obtendrá lo que pida, y el que lo profane será castigado con rigor. Por tanto, hijos míos, mantened muy digno de todo honor este lugar en que habita Dios y cantad al Señor de todo corazón con voces de júbilo y alabanza."
Y sucedió que en la Porciúncula, por divino querer, aquella santa alma desligada de la carne, pasara al reino de los cielos, desde el lugar en que todavía en vida, tuvo el primer conocimiento de las cosas sobrenaturales y le fue infundida la unción de la salvación.

PUNTOS PARA LA REFLEXIÓN

- En la Porciúncula, tras la lectura del Evangelio, Francisco hace su opción definitiva de entregarse totalmente al Señor. Y yo ¿soy fiel a Jesucristo de forma irrevocable?

- Aquí nacen la 1ª, 2ª y 3ª Orden Franciscana ¿cómo vivo el carisma recibido de San Francisco y de Santa Clara?

INVOCACIONES

Señor, por haber elegido la capilla de Santa María como cimiento de la Orden Franciscana:

- Te damos gracias, Señor

Por el encuentro de Francisco con Jesucristo a través del Evangelio en este lugar:

- Te damos gracias, Señor

Por la noche del domingo de Ramos en que la hermana Clara a los pies de Santa María de los Ángeles se consagró para siempre al Señor:

- Te damos gracias, Señor

Por la indulgencia del perdón concedida en este lugar:

- Te damos gracias, Señor

BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO

El Señor os bendiga y os guarde.
Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor.
Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la Paz.
El Señor os bendiga.






No hay comentarios:

Publicar un comentario